BlogVer todas las entradas

26 febrero, 2016 Blog

La transformación digital no es un capricho, es una garantía de permanecer en el mercado

La transformación digital no es un capricho, es una garantía de permanecer en el mercado

Según el informe del I Estudio de Transformación Digital de la Empresa Española, casi la mitad de las empresas de moda no ha iniciado ningún proceso de transformación digital en sus negocios.

Para los comercios la transformación digital es el sinónimo de E-commerce. ¿Realmente es tan importante tener E-commerce? Si solo nos fijamos en la industria de moda, el volumen de transacciones que se ha movido en Europa el año pasado es de 20.000 millones de euros. La cifra impresiona y nos indica la tendencia que marca el mercado. Por tanto, la transformación digital es una cuestión estratégica y su adopción marcará la ventaja competitiva del negocio.

Es una forma nueva de gestionar las cosas dentro y fuera de la empresa, ser especialmente consciente de la relación con los clientes y stakeholders que también tienen presencia en el entorno digital. Los procesos productivos tradicionales dan paso al proceso transformador de la estructura de negocio explotando todo el potencial del canal digital. No se trata de olvidar de la presencia física de la empresa, sino de complementarla con la visibilidad y servicio digital. La realidad digital es una extensión más de nuestras vidas, personales y de negocio.

El sector retail exige ya a digitalización de los puntos de venta lo que conlleva también la reorganización de la cadena de suministro y de los métodos de distribución del producto. Según la consultora internacional Deloitte, cualquier empresa que apuesta por la permanencia en el mercado ha de cuidar los siguientes puntos:

  • Invertir más en la curación de los contenidos digitales para llegar a ofrecer el servicio personalizado al cliente, esto también incluye mejorar la comunicación visual;
  • Estar atento al contenido generado por los consumidores (que también tienen presencia digital): esta información nos permite entender mejor al cliente final y reaccionar con más rapidez;
  • Gestionar correctamente la cuestión de ciberseguridad para garantizar el traspaso seguro de datos y la protección de la información;
  • Ofrecer la posibilidad de pago a través del móvil y adoptar la tecnología cloud lo que permite reducir los costes y aprovechar de las soluciones efectivas disponibles in-cloud;
  • En general, ser rápido y flexible a la hora de implementar nuevas tecnologías y desarrollos para no quedar atrás en este nuevo mundo de la interconectividad e inmediatez.

El objetivo de un comercio es vender, y esto con la transformación digital no cambia. Lo que sí cambia son las herramientas que podemos aplicar para ser más eficientes y por tanto, más rápidos y mejores para atraer al cliente y servirle.