BlogVer todas las entradas

5 agosto, 2015 Blog · Movilidad

La seguridad en la era de movilidad y negocio digital – un nuevo desafío y una prioridad para las organizaciones.

Seguridad movilidad

La aplicación de medidas de seguridad sobre la información  se está extendiendo. En sus inicios era un tema exclusivo del ámbito de los sistemas de información. Posteriormente, este ámbito se amplió con la aparición de teléfonos móviles inteligentes, pero la cosa no termina aquí. Lo que nos preocupa en estos tiempos de hiperconectividad, es la seguridad de los datos que viajan a través del Internet de las Cosas en el momento en que esto sucede.

Una clara tendencia que está sustituyendo el modelo de negocio tradicional es la movilidad. El lugar de trabajo ya no está anclado a una ubicación física. Los medios que utilizamos para la realización de tareas son distintos dispositivos que tienen la capacidad de interconectarse para facilitar el traspaso rápido de la información. En este contexto no tiene cabida el modelo tradicional  de seguridad de terminales.

Los elementos que uno tiene que tener en cuenta a la hora de reducir la brecha entre la movilidad del negocio y la seguridad de la información son las personas, los procesos y la tecnología.

Es difícil y hasta se podría decir que imposible, detectar los momentos en los que un empleado sube información de la empresa al Cloud de terceros, o traspasa los datos del dispositivo profesional al personal, etc. La seguridad de datos de la empresa empieza por la definición clara de las normas de seguridad y su aplicación.

Algunos profesionales aconsejan incluso incrementar el nivel de libertad de los empleados sin que esto disminuya la responsabilidad por sus actuaciones.  Este incremento de la libertad requiere una mayor visibilidad de sus actuaciones a través de distintos tipos de monitorización, especialmente, cuando se sobrepase la barrera de seguridad. El uso de algunas herramientas nuevas, como la Gestión Empresarial Móvil (EMM, Enterprise Mobility Management) que activa el protocolo de seguridad durante la transferencia de la información.

Los modelos centrados en aplicaciones en lugar de dispositivos y la identificación de soluciones nativas móviles pueden marcar también un buen acercamiento al tema de seguridad en este nuevo entorno. Lo que se pretende con estas nuevas medidas es separar los datos profesionales de los personales, proteger más las aplicaciones que los dispositivos, y usar los envoltorios (o “wrappers”) que impongan la política de seguridad a nivel de la aplicación.

La cuestión de seguridad no es responsabilidad de solo una persona o un departamento. Su buena implementación se basa en la colaboración entre todas las unidades dentro de una empresa: entendimiento de las nuevas exigencias, trabajo en equipo, realización de los mismos procedimientos y persecución de los mismos objetivos. La seguridad es una cuestión estratégica y táctica, por lo que nos exige ser flexibles, resolutivos y, sobre todo, prácticos para adaptarnos rápidamente a una realidad que no podemos negar – la movilidad a todos los niveles que ha de ser segura.