BlogVer todas las entradas

17 mayo, 2016 Blog

Industria conectada 4.0: más valor en todos los procesos de fabricación

Industria 4.0

El concepto de Industria 4.0 es relativamente reciente y se refiere a la cuarta revolución industrial que consiste en la introducción de las tecnologías digitales en la industria.

El sector industrial ha sido y sigue siendo uno de los más importantes en las economías de los países miembros de la Unión Europea. Según el informe de la Comisión Europea, uno de cada cuatro puestos de trabajo generados en el sector privado corresponde al sector de manufactura, lo que crea un puesto de trabajo adicional a futuro en los servicios asociados. La industria sostiene la exportación y el I+D casi en su totalidad, siendo el peso en estas actividades de un 75% y un 80% respectivamente.

A pesar de que el peso de la industrialización en la economía europea ha bajado considerablemente[1], Europa sigue manteniendo la posición de liderazgo en tales sectores industriales como de automoción, aeronáutico y aeroespacial, ingeniería, químico y farmacéutico, según el informe de la Comisión Europea. Pero para mantener la posición competitiva en el escenario globalizado y revertir en una sociedad mejor para el ciudadano, tenemos que contar con una inversión constante en investigación y tecnología, como se reconoce desde la Unión Europea, y evitar los objetivos a corto plazo.

Se apuesta por la Industria 4.0, o la Industria Conectada, porque se necesita un cambio para implantar una nueva política industrial mucho más eficiente y provechosa que antes, pero solo es posible a través de la tecnología como una de las fuerzas adicionales que promueve este cambio. Ser más productivo y eficiente nos permite medir la competitividad desde la perspectiva de la productividad y no del coste puramente. Hablamos, por tanto, de la nueva política industrial – la llamada Industria 4.0, un nuevo concepto basado en las nuevas tecnologías. Introduce cambios importantes en el paradigma de la organización de los procesos a través de la aplicación activa de las tecnologías modernas para impulsar el desarrollo industrial. La Industria Conectada requiere el uso de productos y servicios disponibles y accesibles tanto en el ciberespacio como físico.

En busca de los “habilitadores digitales”, el conjunto de tecnologías que harán que la industria explote todo su potencial.

La tecnología, que es una fusión de distintos conocimientos y experiencias con alto grado de innovación y experimentación, genera un alto impacto en el desarrollo de cualquier sector, y en industria en particular. Ese impacto es positivo porque refuerza la competitividad, permite acceso al nuevo conocimiento y ayuda a minimizar los costes relacionados con el proceso de innovación. Es el ejemplo de la Industria Conectada 4.0 que enlaza la tecnología operacional, de información y comunicación y las tecnologías de consumidor. El modelo de la Industria Conectada 4.0 incluye la integración total de plantas, procesos, productos e incluso gente de todo el eco sistema. Con esto se consigue que todas las partes trabajen de forma más eficiente interconectando varios ecosistemas complejos. Por ejemplo, habilitando el acceso a los datos en tiempo real e históricos junto con los dashboards que reflejan la información relativa a la producción de la panta, un especialista puede monitorizar el rendimiento y obtener una visión global del sistema productivo completo.

Esta interconexión entre los ecosistemas industriales tiene muchas ventajas, como, por ejemplo, reducir los costes de mantenimiento y reparación, supervisar diferentes plantas geográficamente dispersas, ver más oportunidades de negocio para la organización, simplificar procesos globales de fabricación y entrega: el diseño, producción y entrega de los productos al mercado. La dotación del personal con los dispositivos móviles por parte de la organización impacta positivamente en la eficiencia y en los ciclos de desarrollo de productos, además de elevar los indicadores de calidad.

Es también una manera de comprender qué es lo que quiere el cliente, una visión más amplia de los nuevos mercados y la rapidez con la que se puede llevar los productos y servicios innovadores al mercado. Los proveedores, ingenieros, equipos de desarrollo de productos y clientes impulsarán la innovación a través de los contenidos más completos y transparentes; y es lo que reducirá los costes asociados con los procesos de ingeniería y tiempos para poner los productos y servicios en venta. Mejorará la atención al cliente y los servicios post venta y también experiencia de cliente. La Industria Conectada 4.0, a partir de la información completa, ayuda a los negocios a asegurar sus activos críticos, procurar un lugar más seguro para los trabajadores y cumplir con la legislación vigente.

Los países industrializados pueden competir mucho mejor apostando por la calidad, innovación y nuevos servicios en lugar de reducir costes. La Industria 4.0 apuesta por una mayor productividad que es posible con el apoyo completo en la tecnología. Las recomendaciones para que Europa siga manteniendo la posición de liderazgo en el escenario económico globalizado son llegar a fabricar la mejor tecnología mundial, además de alcanzar los mejores indicadores en formación e innovación garantizando la sostenibilidad en los procesos relacionados. Y esto es imposible sin apoyar las políticas de I+D y crear sinergias.

[1]Los datos de los países miembros de la UE-15 muestran un descenso de la cuota media de la manufactura del PIB del 21% en 1960 al 14% en 2012 (Aiginger, Bärenthaler-Sieber, & Vogel, Competitiveness under new perspectives, 2013).